Palabras por el mundo

viernes, 2 de marzo de 2012

CUENTA LA LEYENDA: EL HOMBRE VACÍO

Cuenta la leyenda que este mundo existió un hombre. No nos importará su nombre, ni tampoco su edad, ni mucho menos su rostro. Pues este era el hombre vacío.


El hombre vacío cantaba saetas de soledad, esta era su única arte. Lo hacía bastante bien y con ello se ganaba la vida. Pero solo se encontraba, vacío él estaba.

El hombre vacío caminaba solo por su camino. Pero él hablaba con alguien. Cuando le preguntaban con quien hablaba. Él respondía que con su compañera Soledad. Había que reconocer, que siempre tuvo sentido del 
humor.

El hombre vacío lloraba en silencio. Pues no quería ser escuchado por los demás. Esto le hacía sentirse débil y no quería ser un estorbo.

El hombre vacío tapaba huecos ajenos, así no se sentía tan solo.  Asaltaba solteras con gran facilidad, esto le permitía acampar en camas ajenas con gran regularidad.

El hombre vacío un día murió. A nadie le extrañó.


Ahora es cuando entra la leyenda. Seas hombre o mujer,  si alguna vez viste al hombre vacío o a alguno de sus hermanos en la tierra. Esos hombres y mujeres que se comportan como este hombre vacío. Háblales, muéstrales un mínimo de atención. Se amable con ellos y muéstrales un poco de cariño. Porque si no, en el  fondo de tu corazón comenzarás a albergar el espíritu del hombre vacío. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario