Palabras por el mundo

martes, 30 de octubre de 2012

CARISMÁTICO GALVÁN Y LOS TRES CERDITOS.



Carismático Galván era todo un dandy, un pincel, un maestro en el arte de convencer con el don de la palabra. Se podía decir que sería un fantástico escritor. Pues tal era su don de palabra,  que era capaz de crear un mundo totalmente distinto al que realmente existía. No mentía, solo le daba otra visión a la verdad.
Carismático Galván era muy bueno en lo suyo. Tanto que era capaz de convencer a cualquiera. En su trabajo no tenía rival. Era el rey de reyes. Carismático Galván había vendido su alma a su empresa. Una empresa que vendía lo que todo el mundo deseaba, dinero. Los sensatos le llamarían especulador, farsante o timador. Pero otros, en cambio pensaban que Carismático Galván era la puerta abierta a una solución que no podía fallar.  
Y es así, como Carismático Galván conoció a los tres cerditos. Los llamaremos así, para mantener su identidad en secreto. Pues bastante han tenido los pobres con lo sucedido. Estos tres cerditos conocieron a Carismático en un bar. Eran amigos, no sólo compartían el gusto por la bebida y el juego, sino también compartían el gusto refinado por el dinero rápido. Pero como buen cerditos, siempre estaban cubiertos de mierda. Pues el juego y el alcohol sólo traen problemas. Así que esto hacía que fueran algo desconfiados. Por eso, a primera vista no se fiaron del nuestro Carismático Galván.
Así que Carismático Galván tubo que hacer lo más sencillo.  Separar para poder vencer.  Carismático los estudió bien. Aprendió todo lo que necesitaba, para saber de que jamón cojeaba cada cerdito. Trabajo, vivienda, familia…
El primer cerdito, al que llamaremos el cerdito de la casa de paja. Pues este cerdito basó su vida en el goce hedonista. Ni familia, ni buen trabajo, ni buen nada. Casi vivía en la miseria, parecía no importarle lo más mínimo nada.  Carismático lo sedujo con dinero rápido, muy rápido. Tan rápido que no lo pensó dos veces en firmar el contrato. Y tan fuerte como suena el viento en temporal. Así, así sonó su desplome. El cerdito de la casa de paja, que poco tenía, con menos se quedó. El interés de devolución del dinero era tan alto que el cerdito no tubo tiempo de gastar, ni de saborear el verde dinero.

El segundo cerdito lo llamaremos el cerdito de la casa de madera. Este cerdito vivía mejor. Sus ingresos por su trabajo eran mayores. Tenía familia y aunque al muy marrano lo perdía el vicio. Mala, lo que se dice mala vida no llevaba. Carismático no le prometió únicamente dinero fácil, sino también aumentar su nivel de vida. Mejores muebles, mejor comida, mejor educación para sus hijos, un mejor coche…  así que el cerdito de la casa de madera aceptó. Compró esa nueva vida. Y tan fuerte como suena el viento en temporal. Así, así sonó su desplome. El cerdito de la casa de madera, que algo tenía, con nada se quedó. Pues no eran sólo alto el interés del dinero al devolver, sino también la conservación de todo aquello que compró así que ese dinero se esfumó y todo lo que tenía en problema se convirtió.

Al tercer cerdito lo llamaremos el cerdito de la casa de hormigón.  Este cerdito vivía bien. Sus ingresos eran altos. Tanto que podía malgastar y reírse un poco de los demás. Ahora comprendéis porque se relacionaba con los otros tres cerditos. Sí, se reía de ellos mostrándoles sus riquezas y hablándoles de lo bien que vivía. Carismático Galván era conocedor de todo esto. Así que no le prometió el dinero fácil, sino la oportunidad de poseer más y más poder sobre los demás cerditos.  El cerdito de la casa de hormigón aceptó. Su única condición, que este le enseñase más cerdito que timar. Así tanto Carismático Galván como el cerdito de la casa de hormigón vivieron felices y comieron de los demás cerditos.

Sé que el final es desagradable y que nadie quiere un final así. Pero este cuento no se separa tanto de la realidad. La codicia nos hace vulnerables. El querer y el poder nunca está en nuestras manos, sino en manos de gente como Carismástico Galván. Que nos venden deseos absurdos con el precio de perderlo todo. Así que ya sabéis si no queréis ser los próximos cerditos. Pensar antes en todo lo que tenéis y en lo que realmente necesitéis. 

1 comentario:

  1. Me gusta mucho Dave!!!!!Hay tanto de realidad en lo que cuentas....

    ResponderEliminar